Ilustración

El 50% de mi infancia la pasé dibujando y pegando stickers en cuadernos coloreables de elefantes que mi papá me regalaba. Por los cuatro años que duró el jardín dibujé a diario y llegué a tener carpetas con millares de esos dibujos tempranos, engalanadas en su tapa con otros que hacía mi papá con maestría ganada a pulso. Luego de algunos años de crisis creativa, a los 8 gané mi primer y único concurso de dibujo. Seguí dibujando en mi adolescencia, especialmente sobre fotocopias de la universidad, no sin antes tener una brillante carrera como caricaturista colegial, que me significó algunos ahorros extra y un anecdotario.

No estudié arte ni diseño y nunca recibí clases formales de dibujo. Lo que sé lo aprendí observando el mundo, cualidad amplificada en nosotros los miopes. No sé en qué momento dejé de dibujar, pero sí que volví a hacerlo hace dos años impulsada por la emoción de un viaje y un amor.

Lo más profesional que he hecho en ilustración es mi proyecto Fachadas bogotanas; prueba de que puedo ser bruta, pero disciplinada. Gracias a él no solo publiqué un libro, sino que fui artista seleccionada de la Feria del Millón 2015.

Si necesita una ilustración con corazón, timbre aquí.

Copyright © 2015 Lizeth León. Designed by LXIV. Todos los derechos reservados.